Startups y corporaciones: ¿Por qué la necesidad de crear una relación simbiótica?

startups, startups y corporaciones, relación simbiótica, w

Startups y corporaciones se necesitan mutuamente, para aprender la una de la otra. Una relación simbiótica permite abordar el presente y el futuro. 

Las diferencias tradicionales entre grandes corporaciones y emprendedores cada día están más difusas. El mundo empresarial actual no funciona como islas independientes y estamos frente a la necesidad de una relación simbiótica.

Startups y corporaciones: aprender la una de la otra

Los desafíos que enfrentan hoy tanto las corporaciones como las startups comienzan a parecerse mucho entre sí. Hay muchos aprendizajes que podemos tomar de la comunidad de startups y aplicarlos a las grandes Tech y de igual manera, llevar el conocimiento de las corporaciones hacia las empresas más pequeñas.

Los problemas que están enfrentando las grandes corporaciones y el nivel de cambio que ha experimentado el mercado hoy día no son tan distintos a lo que les está ocurriendo a las startups o a los emprendedores. En el pasado, se podía pensar que una startup debía aprenderlo todo de las corporaciones.

Las nuevas generaciones, según evidencia BCG, prefieren trabajar en startups por su crecimiento, porque comparten sus objetivos, porque les agradan los desafíos que enfrentan y, también porque necesitan estar insertos en una cultura donde puedan ser ellos mismos.

Por lo general, las corporaciones no se destacan por ser así. A su modo, estas tienden a pensar de qué forma atraer nuevo talento haciendo una propuesta de valor pero buscando salir ganando ellas mismas.

Así las cosas, estamos ante la necesidad de que la relación entre las grandes empresas y las startups se convierta en una relación simbiótica, donde deben aprender la una de la otra, donde los dos actores deben sacar provecho.

Startup y corporaciones: un ejemplo de relación simbiótica

Por ejemplo, si un importante banco o corporación contrata una startup para que le ayude con las verificaciones crediticias, con su biométrica o para solucionar un problema determinado.

Esto será muy bueno pues el banco tendrá el trabajo que necesita y, por el otro lado, la startup tiene la oportunidad de trabajar y validar el producto con un actor relevante del mercado.

Startups y corporaciones: cambia la forma de hacer negocios

Si una corporación desea trabajar con startups para que realicen algunos trabajos, sus procesos y la forma de hacer negocios tendrá que cambiar. Las organizaciones deben tener en cuenta que no se le puede, por ejemplo, pagar a una startup 60 o 90 días después de haber entregado su trabajo.

Se debe ser ágil, rápido y pensar que ellos hacen su trabajo en márgenes de tiempo distintos a los suyos.

Para tener éxito con estas colaboraciones hay que tener una mirada amplia de cuáles son las palancas estratégicas que están utilizando todas las industrias.

Es fundamental conocer y entender lo más importante para las empresas y cuáles son los temas en que estas deberían centrar su atención. Así es cómo se es capaz de entender los desafíos que se presentarán en el futuro.

Hay muchos aprendizajes que podemos tomar de uno y otro mundo. Así, generar una relación simbiótica es una necesidad para enfrentar el presente y el futuro. Y, por cierto, permite que ambos actores se fortalezcan y obtengan mayores ventajas competitivas en el mercado.

 

Actualízate con el curso sobre emprendimiento (online) de Clase Ejecutiva UC. 





¿Te gustó? Inscríbete a nuestro newsletter

Artículos más recientes del autor